Trenzas dulces de avena


Es un pan particularmente rico en fibra y con muchas propiedades. Un alimento sano y bueno para gente grande y sobre todo para los más pequeños.

Cantidad: 4 trenzas medianas

INGREDIENTES
1kg de harina
400 gramos de avena
2 cucharaditas de sal
1 y 1/2 de tazas de azúcar ( 300 gramos )
3 huevos
130 gramos de manteca blanda o pomada
1 y 1/2 tazas de leche caliente
120 gramos de levadura fresca o 4 cucharadas de levadura seca


Almíbar para bañar las trenzas
1y 1/4 tazas de agua
1/2 taza de azúcar ( 100 gramos )
2 cucharaditas de vainilla

PREPARACION
Almibar.
Poner en una cacerola chica el azúcar y el agua.
Llevar al fuego y cuando rompe el hervor dejar 4 o 5 minutos y retirar. Agregar la vainilla.

Armado de la masa.
Poner en un recipiente grande la harina cernida, la avena y la sal.

Aparte, poner en un bol el azúcar, la manteca y la leche caliente.
Revolver bien y dejar entibiar.

Una vez tibia la preparación, incorporar los huevos semibatidos y la levadura mezclando hasta disolverla.
Dejar en reposo 10 minutos e incorporar en dos o tres veces las harinas revolviendo con pala de madera.

Una vez integrada groseramente se vuelca todo sobre la mesa y se va trabajando la masa con las manos hasta que esté toda unida. Si notaramos que está demasiado seca la masa para armarla podemos incorporar de a poco algo más de leche tibia.
Pero siempre de a poca cantidad por vez para no pasarnos.
Una vez armada la masa que resultara pegajoza y rugosa comenzamos con el amasado.

Amasado.
Para amasarla comenzamos espolvoreando un poco de harina a la mesa y a la masa.
Vamos trabajando con ambas manos la masa estirándola y replegándola varias veces seguidas siempre ayudándonos con algo de harina.
A medida que vamos repitiendo esta operación la masa se va transformando y su textura cambiando.
Cada vez se necesitará menos cantidad de harina, al no pegarse y su textura será lisa, elástica y homogénea.

Fomar un bollo alisándolo con las manos. Colocarlo en un recipiente donde cómodamente pueda levar y duplicar su tamaño.
Dejarla en un lugar cálido y sin corrientes de aire. Cubrir el recipiente con papel film o plástico y luego con un paño para que se genere un clima propicio para el leudado.
Aproximadamente 30 o 40 minutos es el tiempo que puede llevar este proceso.

Armado de las piezas.
Una vez levada la masa lo primero que se debe hacer es desgasificarla ( quitarle todo el oxígeno que se generó y volverla al tamaño original ). Para ello undimos el puño en la masa.

Luego la volcamos sobre la mesa ligeramente aceitada y formamos un rollo.
Dividimos ese rollo en tantas partes como trenzas queramos hacer.
Estiramos cada parte dividida haciéndola girar sobre la mesa del largo elegido.
Así continuamos con el resto de la masa hasta terminar.

Se arman las trenzas de tres y se apoyan sobre una placa de horno limpia dejando un espacio entre una y otra para que puedan levar sin dificultad.
Se apoya la placa sobre la cocina y se cubre con un paño.
Mientras el horno se calienta la masa va levando.

Llevar a cocinar a un horno suave hasta que la masa termine de levar y la superficie esté firme.
Luego levantar la temperatura del horno un poco más de moderado para que termine rápidamente de cocinarse, se forme corteza y se dore.

Durante la cocción pincelar las piezas con el almíbar y al retirarlas del horno volver a pincelarlas para que tomen brillo.
Apoyarlas sobre una rejilla y dejarlas enfriar.
Si desean freezarlas dejarlas hasta que estén tibias y colocarlas en bolsas de alta densidad para freezer y guardales.
Los panes así guardados quedan como recién hechos.
Se descongelan rápidamente en microondas o en el horno o a temperatura ambiente retirándolo media hora antes.