Receta de grisines caseros, masa básica

Receta de grisines caseros
Receta de grisines caseros

Deliciosos y crocantes, de origen italiano según estudiosos del tema y más precisamente de la zona del Piamonte, que se encuentra en el Norte de Italia. Grissin con su plural grissine es el nombre como se conocen en Italia. Disfruta esta receta de grisines con la que podrás hacerlos fácilmente en casa.

Receta de grisines caseros
Receta de grisines caseros

INGREDIENTES
4 tazas de harina (500 gramos aprox.)
1 y 1/2 cucharadita de sal
50 gramos de manteca (mantequilla) o manteca vegetal, blanda
15 gramos de levadura fresca de cerveza o ½ cucharada de levadura seca
1 taza de agua tibia

PREPARACION
Para comenzar con esta receta de grisines, poner en un tazón la harina y la sal. Agregarle la manteca y trabajarla con las manos hasta integrarla a la harina.


Aparte, diluir la levadura en el agua tibia e incorporársela mezclando con una pala de madera.
Una vez unido volcar sobre la mesa ligeramente enharinada.

 

Amasado. En este caso se amasa la preparación solo lo necesario como para unir todo y formar una masa sedosa y lisa.
No se amasa mucho para que el gluten no se desarrolle demasiado ya que lo que queremos lograr es que el producto final en este caso los grisines queden bien crocantes.

Levado. Un vez logrado el punto se forma un bollo y se coloca en un recipiente ligeramente enharinado y donde pueda descansar y levar tranquilamente. Se cubre con papel film y luego con un paño para que genere más calor y la masa leve más rápidamente.
Se deja descansar 30 minutos o hasta que notemos que la masa está inflada.

receta de grisines
Masa para hacer los grisines

Se vuelca sobre la mesada sin tocarla y una vez allí se estira con el rodillo en forma rectangular hasta que tenga 1cm de espesor aprox.
Se cortan tiras a lo largo de 2cm de ancho.
Cada tira se apoya en el borde de la mesa y se gira con la palma de las manos arrollándola, adoptando la forma cilíndrica característica de los grisines.

receta de grisines
Dando forma a los grisines

Tener en cuenta que cuanto más arrollemos la masa más la vamos estirando hacia los costados afinándose los grisines. Allí determinaremos el grosor de acuerdo a nuestro gusto.

Se acomodan en placas limpias todo el largo del molde, luego se les hace una marca ( con una espátula ancha o con el revés de un cuchillo) con el largo deseado pero sin separarlos del todo. Una vez cocidos se parten fácilmente con la mano.

Se cubren con un paño o nailon (poliuretano) y se dejan descansar 20 minutos.
Se cocinan en horno caliente 200º, precalentado durante 15 minutos aproximadamente o hasta que estén bien dorados.

Se retiran, se dejan enfriar y se guardan en envases herméticos durante muchos días.

Aclaración: Por ser artesanales, las piezas que se obtienen con esta receta de grisines son de forma y tamaños irregulares, no como los que se compran en las panaderías, donde se emplean moldes especiales llamados grisineras para hacerlos todos iguales.