Hogaza Provenzal o de Le Provence


Es un pan de aspecto rústico, muy aireado y siguiendo la tradición se realiza como pan Navideño en Le Provence, Francia. Los ingredientes pueden variar un poco entre tantas recetas, como suele suceder. Tratamos de ajustarnos a lo que a nuestro criterio consideramos más verídico. Para saber más sobre el origen y tradición de este pan dirigirse a la categoría Artículos y hacer clic en el título

INGREDIENTES
ESPUMADO
15gramos de levadura fresca o ½ cucharada de levadura seca
1/3 de taza de agua tibia
1 cucharadita de azúcar
2 cucharaditas de harina

Masa
500gramos de harina 000(tres ceros o la que se pueda conseguir) (aprox. 4 tazas)
2 cucharaditas de sal
1 taza de agua (250cc.)
3 cucharadas de azúcar
2 cucharadas de pasas de uva
1/3 de taza de aceite de oliva
1 cucharada de agua de azahar


PREPARACION
Espumado. Poner en una taza grande la levadura junto con el azúcar, la harina y el agua tibia.
Mezclar hasta que estén todos los ingredientes integrados. Tapar el recipiente y dejar unos 10 minutos o hasta que la levadura haya levado y espumado.

Masa. Poner en un recipiente grande la harina, el azúcar, la sal y las pasas de uva.
Hacer un hueco en el centro y agregarle la levadura espumada mezclando con una cuchara.
Poner en una taza el agua, el aceite y el agua de azahar. Revolver e ir vertiendo de a poco en la harina mientras se va mezclando.

Una vez terminado de integral los líquidos se forma una masa bien blanda y pegajosa.
Volcar sobre la mesada y trabajarla con las manos amasándola evitando utilizar harina para que la miga de la hogaza quede bien esponjosa.

Tomar el extremo inferior de la masa y estirarla hacia nosotros.
Luego doblar la masa juntándola nuevamente con el extremo superior de la masa.
Las manos quedarán adheridas de masa pero a medida que vamos trabajándola se torna elástica y homogénea.

La masa debe quedar bien blanda.

Al final se espolvorea con un poco de harina o sémola de trigo para ayudarnos a formar un bollo que nos quede bien formado.
Lo colocamos en un bol ligeramente aceitado para que no se pegue y lo cubrimos con papel film y un paño.
Y dejamos que leve tranquilo hasta que duplique su tamaño.
Aproximadamente 1 hora o un poco más de acuerdo a la temperatura ambiente.
Una vez levada la masa, se procura retirar del bol con sumo cuidado para no quitarle el aire ya que lo que buscamos es una masa bien aireada.

Se corta en dos o tres partes.
Se toma una de las partes, siempre procurando tocarla sin apretarla para no desinflarla.
Con las palmas de la mano se le da forma de triángulo o forma de gota o de lágrima. Quedando aproximadamente de 40cm de largo por 2cm de espesor.

Convengamos, que la masa al darle forma parte del aire se perderá pero igualmente dará el resultado esperado. Con un cuchillo afilado, se le hará en el centro un corte largo.
A su vez con las manos se lo abrirá bastante para que al levar nuevamente no se cierre.

A los costados se le hace dos cortes sesgados de cada lado.
Se cubren con un paño y se dejan levar hasta que estén bien inflados.

Se lleva a cocinar en un horno precalentado de 200º y se colocan en la parte de arriba de la rejilla. Luego de 10 minutos se baja el calor del horno a 180º y se terminan de cocinar.
Quedan de un color tostado claro y su aspecto es el de un pan rústico.
También se puede hacer solo salado, agregándole hierbas a gusto y retirándole el azúcar y las pasas.