Galletas caseras sin sal y muchas semillas

muchas galletas con semillas

Para quienes por razones de salud deben omitir la sal en su dieta no pueden privarse de probar estas galletas con un sabor a semillas tostadas que son la perdición de cualquiera que las pruebe. Sanas, sin conservantes, fáciles de hacer y con un aporte nutricional importante que las destacan de las elaboradas comercialmente.

Cantidad: 4 docenas aprox

INGREDIENTES
200gramos de salvado de trigo
100gramos de harina de maíz
600gramos de harina de trigo
1 cucharada de polvo de hornear (polvo químico o leudante)
50gramos de semillas de girasol
50gramos de semillas de sésamo (ajonjolí)
50gramos de semillas de lino
1 cucharada de semillas de fenogreco
¾ taza de aceite
Leche cantidad necesaria


PREPARACION
Unir el salvado, la harina de maíz, la harina de trigo y el polvo de hornear.
Colocarlo en un tazón ya mezclarlo bien.

Aparte, poner las semillas de girasol, de sésamo, de lino, de fenogreco en una sartén con media cucharada de aceite y una cucharadita de azúcar.
Llevarlas al fuego y tostarlas rápidamente para que suelten sus aromas pero sin quemarlas. Para ello se van moviendo continuamente y en dos minutos aproximadamente están prontas.

Agregarlas a la mezcla de harinas removiéndolas para que se dispersen bien.
Agregar el aceite y de a poco leche tibia hasta formar una masa que se desprenda del recipiente.

Volcarla sobre la mesada y terminar de armarla. Formar un bollo y dejarla descansar un rato cubriéndola con papel film.

Se toman trozos de la masa y se estiran con el palote ayudándose con un poco de harina. En este caso las galletas no fueron cortads super finas sino de un grosor medio de 3mm de espeso aprox. Considerando que al cocinarlas van a levar un poco.

Una vez estirada la masa se cortan con un cortante del tamaño elegido. En este caso optamos por una forma ovalada pero puede ser cualquiera.
Se acomodan en placas limpias y se cocinan en un horno moderado de 180º aproximadamente 15 a 20 minutos dependiendo de cada horno.