Palitos de queso una delicia demasiado tentadora


PALITOS DE QUESO
Peligrosamente exquisitos son estos palitos de queso, infaltables en una mesa de panes o antes del comienzo de un almuerzo o cena especial.
O para quienes se dedican a comercializarlos.

Cantidad: 6 bolsitas de 120gr cada una

INGREDIENTES
2 cucharaditas pequeñas tamaño café, de levadura fresca o seca
4 tazas de harina (480gramos) (000 ceros o la que tengan)
1 cucharadita de sal
Pimienta negra recién molida a gusto
150gramos de mantequilla pomada
200gramos de queso parmesano rallado
Jugo de 1 limón
1 taza de agua templada


PREPARACIÓN
Poner la harina en un recipiente.
Agregarle la levadura a la harina desmigándola con las manos o mezclándola si es seca.

Incorporarle la sal y la mantequilla trabajándola con las manos hasta que quede la preparación como granulada.
Agregarle el queso rallado mezclando bien todo.
La pimienta recién molida.

Añadir el jugo de limón y el agua templada revolviendo hasta formar una masa tierna. Si es necesario agregarle más agua, ya que la consistencia de la masa dependerá del refinamiento que tenga la harina.

Volcarla sobre la mesa y terminar de unirla bien, amasándola hasta poder formar un bollo.
Envolver la masa en papel film o en bolsa de nailon y llevarla a la heladera 1 hora.

Retirar y volver a amasar. Llevarla nuevamente a la heladera durante 30 minutos.
Luego cortar trozos de masa y estirar con el palote cada trozo hasta que quede bien fina la masa.

Con una ruedita dentada o lisa cortar tiras de 10 o 15cm de largo y 2cm de ancho. La forma más práctica de realizarlo es colocando la masa una vez estirada sobre la placa y cortarla allí.

No importa que al cortarlas queden aparentemente unidas ya que una vez cocidas se despegan con facilidad.
Llevar a un horno precalenado 180º durante 10 minutos o hasta que estén dorados. Vigilarlos ya que al ser la masa muy fina se doran rápidamente.

Una vez fríos se guardan en bolsas de celofán (si es que se dedican a la venta) de 120gramos cada una. Saliendo en total 6 bolsitas.
De lo contrario se guardan en envases herméticos durando hasta 2 meses.
O se pueden congelar durante 3 meses.