Pan de avena y cereales

pan avena

La avena es un cereal que pertenece a la familia de las gramíneas. Contiene fibra en cantidades importantes y se utiliza principalmente en forma de copos de avena. Le da mucho sabor al pan y junto con el salvado de avena y las semillas es un pan importante en aporte de fibras

Cantidad: 3 docenas

INGREDIENTES
Masa
60gramos de levadura fresca (o 2 cucharadas de levadura seca)
1kg de harina 000 (3 ceros o la que se tenga disponible)
1 cucharada de sal fina
2 cucharadas de azúcar
150gramos de avena
200gramos de salvado de avena
50gramos de cereales de trigo o el que más te guste
1 huevo
½ taza de semillas de lino
½ taza de semillas de girasol
2 tazas de agua tibia
3/4 taza de aceite


PREPARACION
Armado de la masa.
Poner en un recipiente grande la harina, la avena, la sal, el azúcar, el salvado de avena y los cereales.

Mezclar bien todo.
Agregarle la levadura y desgranarla con las manos, junto con la mezcla de harina.

Aparte, poner las semillas de lino y girasol en una sartén y tostarlas sobre el fuego siempre revolviéndolas.
Dejarlas solo unos segundos pues se queman con facilidad. (15 o 20 segundos).

Incorporarlas a la harina y mezclar.

Combinar el huevo con el agua tibia y el aceite.

Revolver un poco y verterlo sobre la harina.
Mezclar hasta que se integre todo y se forme groseramente una masa que se desprenda de los bordes del recipiente.

Amasado.
Volcar sobre la mesa de trabajo y comenzar a trabajar la masa hasta que ésta quede pronta.

A medida que trabajamos la masa ésta se va transformando y va quedando notoriamente distinta, lisa, elástica y no más pegajosa.

Levado de la masa.
En ese momento se toma la masa y se pone en un recipiente enharinado de modo que la masa esté cómoda y pueda levar sin dificultad hasta duplicar su tamaño.

Se puede colocar en el microondas y ponerla 1 minuto al 60% de potencia. Esto acelera el proceso de levado.
Dejarla allí con la puerta cerrada hasta que duplique su tamaño.

O tapar el recipiente con una hoja de nailon, luego con un paño y dejarlo levar en un lugar cálido y fuera de corrientes de aire.

Desgasificado.
Una vez levada la masa se vuelca sobre la mesa de trabajo dando vuelta el recipiente donde se encuentra la masa.

La mesa de trabajo se enharina ligeramente o se aceita para evitar que se pegue la masa.
Se le da unos movimientos para que el aire absorbido hasta el momento se vuelva a eliminar y la masa retorne a su tamaño original.

Formar los panes.
Se divide en porciones del tamaño que más nos guste y bollamos cada porción.

Para bollar la masa se toma una pequeña porción de la misma y se apoya entre la mesa y el hueco que se forma con la mano.

Con la mano ligeramente apoyada en la masa y en esa misma posición (ahuecada) se va haciendo girar en forma continua hasta lograr una esfera bien lisa y redondeada.
O se le da forma alargada haciéndola girar.

Se acomodan en placas limpias en forma encadenada.
Se cubren con un paño y se dejan que leven hasta casi tocarse uno con otro.

Otra forma de hacerlo es aceitando un molde de Budín Inglés, tomar una porción de masa y darle forma de bollo.

Hacerlo rodar sobre la mesada hasta extenderlo a la medida del molde.
Colocarlo en el molde y luego con los puños apretar bien la masa para que adopte la forma del molde y no queden rincones vacíos.

Se cubre con un paño y se deja levar hasta que llegue hasta casi el borde del molde.

Cocción de los panes.
Se precalienta el horno a temperatura alta 200º.
Se coloca la placa con los panes en la parte alta del horno con fuego de abajo.

Si se quiere que los panes queden bien dorados se pintan con huevo batido y dos cucharadas de agua.
Pero si el horno está bien caliente el dorado se adquiere en forma natural en los panes.

Estos panes pueden durar 3 meses congelados.
Para congelarlos se guardan en bolsas de alta densidad para freezer una vez sacados del horno.

Se dejan en las bolsas hasta que los panes estén tibios y allí se guardan.
Para descongelarlos rápidamente se ponen en el microondas unos segundos y quedan como recién hechos.