Panes chicos con forma de cuernitos


Para proporcionarles una forma más divertida a los panes se nos ocurrió darles forma de cuernitos tal como si fuesen bizcochos o facturas.

Cantidad: 4 o 5 docenas

INGREDIENTES
1 y 1/2kg de harina 000 (o la que se tenga disponible)
1 cucharada de sal
100gramos de leche en polvo (descremada o entera)
100gramos de salvado de trigo
Agua caliente para remojar el salvado
2 cucharadas de azúcar
100gramos de harina de maíz
60gramos de maníes tostados (cacahuates)
100gramos de levadura fresca o 3 cucharadas de levadura seca
1 taza de aceite (250cc)
2 cucharadas de mantequilla
Agua cantidad necesaria para armar la masa


PREPARACION
Colocar el salvado en un recipiente y cubrirlo con agua bien caliente.
Dejarlo media hora que e hidrate bien.

Incorporarle, la sal, la leche en polvo, el azúcar, la harina de maíz, lo maníes tostados y algo picados.
Mezclar todo hasta que estén bien distribuidos los ingredientes.

Agregar la levadura desgranada revolviendo bien la preparación.
Incorporar el aceite y la mantequilla y terminar de armar la masa agregándole agua natural.

Una vez que la masa se desprenda del bol se vuelca sobre la mesa espolvoreada con un poco de harina.
Se comienza a amasar en forma continua ayudándose siempre con algo de harina (ésta siempre debe agregarse de a poca cantidad por vez para que la masa se mantenga tierna, ya que un exceso de harina la tornaría dura y las masas de levadura siempre deben ser blandas para lograr los mejores resultados de ellas.

A medida que vamos amasando la masa se va transformando rápidamente, tornándose elástica, lisa, sedosa y nada pegajosa.

Cuando llega a este punto, se forma un bollo y se coloca en un recipiente ligeramente enharinado y lo suficientemente grande como para que la masa pueda levar cómoda duplicando su tamaño sin dificultad.
Se cubre con papel film el recipiente y se deja en un lugar cálido para que leve tranquila.

El tiempo que puede llevar el levado depende de la temperatura ambiente del lugar. Más cálido menos tiempo, menor temperatura mayor tiempo.

De todas formas nos daremos cuenta, la masa sobresale del recipiente y se encuentra inflada como un globo.

Una vez levada, se unta ligeramente la mesa con aceite.

Se toma el recipiente con la masa y se invierte para que caiga sola sobre la mesa.
Se trabaja un poco con las manos solo para desgasificarla y que nuevamente retorne a su tamaño original.

Se divide la masa en porciones para que resulte más fácil trabajar.
Se estira formando un rectángulo de 4mm de espesor.
Se cortan tiras de aproximadamente 5cm de ancho x 15cm de largo, (estas medidas pueden variar de acuerdo al tamaño que hagamos los cuernitos).

Se toma una tira y se arrolla desde el extremo inferior hasta la mitad.
Se toma el extremo superior y se arrolla hasta la mitad.
Quedando así los dos extremos arrollados enfrentados en el centro.

Se toma una de las tiras arrolladas y se apoya en forma cruzada sobre la otra, quedando así la forma de cuernito que queríamos lograr.

Se van acomodando sobre placas limpias dejando entre uno y otros dos centímetros de separación para que puedan levar cómodos.
Se cubren con un paño y se colocan en un lugar cálido para que leven tranquilos.
Se cocinan en un horno precalentado a 200º en la parte de arriba del horno (si el calor del horno viene de abajo).

Si el horno desprende calor de arriba y de abajo se cocinan a 180º en la rejilla del medio.

Dependiendo del calor del horno la cocción puede llevar 15 o 20 minutos o hasta que se noten cocidos y tostados.

Para congelarlos.
Se retiran y se guardan en bolsas de alta densidad para freezer. Se cierran y se dejan fuera del congelador hasta que estén tibios.

Luego se congelan durante 3 o 4 meses. Al descongelarlos quedan como recién hechos.