Panes integrales con forma de medialunas

En esta ocasión hemos preferido darle al pan forma de medialuna para variar sus formas tradicionales. Verán que lindas quedan.

Cantidad: 2 y 1/2 docenas

INGREDIENTES
Espumado
100gramos de levadura fresca o 3 cucharadas de levadura seca
2 cucharadas de harina
1 cucharada de azúcar
½ cucharada de agua tibia

Masa
1kg de harina de trigo 000 (3 ceros o la que se tenga disponible)
100gramos de harina integral fina
100gramos de salvado de avena
100gramos de avena laminada
1 cucharada de sal (o a gusto)
1 cucharada de miel
125gramos de semillas de girasol
100gramos de semillas de zapallo
100gramos de semillas de lino
1 taza de aceite (250cc.)
2 tazas de agua tibia aproximadamente (500cc)

PREPARACION
Espumado. Poner en una taza la levadura desgranada, el azúcar y la harina.
Agregar el agua tibia siempre mezclando hasta que esté todo disuelto.
Tapar el recipiente y dejarlo en reposo durante 10 minutos o hasta que la levadura haya aumentado su volumen y en la superficie se vea formada una espuma.

Tostado de las semillas. Poner en una sartén, un pequeño chorro de aceite, todas las semillas y una cucharadita de azúcar.
Mezclar y llevar a fuego medio sin dejar de revolver pues fácilmente se queman.
Cuando las semillas empiezan a saltar y a crujir las retiramos y reservamos.

Armado de la masa. Poner la harina en un recipiente grande.
Agregarle, la harina integral, el salvado de avena, la avena laminada y la sal. Aunar todo hasta que queden bien mezcladas las harinas y la sal.
Agregarle las semillas y volver a mezclar bien.

Hacer un hueco en el centro y volcar la levadura diluida y la miel.
Revolver con una pala hasta integrarla y luego ir incorporando agua (de a poco) hasta que se forme la masa desprendiéndose de los bordes del recipiente.

Recuerden que como decimos siempre, las masas de levadura deben ser tiernas para que resulten agradables.
Al principio resulta pegajosa pero al ir amasándola su textura cambia rápidamente.

Volcarla sobre la mesa enharinada y comenzar a trabajar la masa, amasándola hasta que su textura cambie y esté lisa, elástica y ya no se pegue ni en las manos ni en la mesa.

Logrado esto se coloca la masa en un recipiente limpio y cómodo para que pueda levar y duplicar su tamaño sin impedimento.
Cubrirlo con un nailon y un paño para que genere más calor y así leve más rápido. Colocarlo en un lugar cálido.

O colocar la masa en el recipiente en un microondas y dejarlo 60 segundos a potencia máxima. (El tiempo puede disminuir si el microondas calienta demasiado).
Luego se deja dentro del microondas hasta que termine de levar.

El tiempo que dura el levado de la masa está ligado directamente a la temperatura ambiente del lugar.
Si es un lugar de calor en 30 minutos está. De lo contrario una hora o más.
Una vez levada la masa, se vuelca sobre la mesa ligeramente aceitada.

Se trabaja un poco para desgasificarla y que retorne a su tamaño normal.
Se divide la masa en partes, se toma una de las partes y se forma un rollo, haciéndolo girar por la mesa.
Se estira la masa con el palote en forma rectangular por ejemplo de 15cm de ancho por el largo que nos dé la masa. Dejándola de ½ cm de espesor.

Para darle forma de medialuna.
Con la ruedita dentada o lisa vamos cortando triángulos a lo largo de la tira.
Una medida puede ser 12×15 pero el tamaño es a gusto, pueden ser más grandes o más pequeñas.

Para darle la forma se toma con una mano la base del triángulo y con la otra mano tomamos la punta del triángulo.
Vamos enrollando la masa, siempre apoyada sobre la mesa, de abajo hacia arriba (de la base hacia la punta). A medida que se va enrollando la base, se estira ligeramente de la punta para que el arrollado se forme bien.
Al enrollar la masa no se deja la masa apretada sino algo floja.

Cuando se llega al final, se pone la punta debajo de la medialuna y se acomoda en la placa dejándola abajo para que al cocinarse no se abra la masa y pierda forma.
Se van acomodando en placas limpias, doblando ambos extremos y ajustándolos contra la placa.
La siguiente medialuna se hace igual, pero se acomoda encimándola un poco sobre las puntas de la medialuna anterior para que no se deformen y no se quemen las puntas.

Se dejan descansar y levar en un lugar cálido.
Se precalienta el horno a temperatura alta 200º y se sube la rejilla a la parte alta del horno.
Se pueden pintar con yema y dos cucharadas de agua para que queden más doradas o dejarlas así.
Se cocinan durante 20 o 25 minutos o hasta que se noten cocidas y doradas.

Se retiran, se dejan enfriar un poco y luego si se quieren congelar se guardan antes que se enfríen del todo en una bolsa apta para freezer.
Se mantienen perfectamente durante 3 meses.