Baguette de harina de maiz y leche


Cantidad: 24 baguette pequeñas

INGREDIENTES
Espumado
2 cucharadas de levadura seca o 60gramos de levadura fresca
2 cucharadas de harina
1 cucharada de azúcar
½ taza de agua tibia

Masa
1kg de harina 000 (tres ceros)
200gramos de harina de maíz
1 taza de aceite (250cc.)
1 cucharada de sal fina
1 cucharada de azúcar
2 huevos
1 taza de leche (250cc.)


PREPARACION
Espumado. Poner en un recipiente o tazón la levadura seca, el azúcar, la harina y el agua.
Mezclar y tapar el recipiente. Dejarlo en un lugar cálido aproximadamente 10 minutos o hasta que se note que ha levado.

Masa. Poner la harina y la harina de maíz en un recipiente y mezclar.
Agregar la sal fina y la cucharada de azúcar y volver a mezclar.

Hacer un hueco y agregarle la levadura ya espumada revolviendo hasta que haya sido absorbida por los ingredientes secos.

Luego los dos huevos previamente mezclados y el aceite.
Mezclar e ir agregándole leche hasta unir groseramente los ingredientes.
Volcar sobre una mesada enharinada y comenzar a trabajar la masa con las dos manos amasándola continuamente, ayudándonos con un poco de harina cada vez que sea necesario.

A medida que vamos trabajando la masa, ésta va cambiando tornándose más elástica y lisa.
Deja de estar pegajosa pudiéndose amoldar y acomodar a nuestro gusto y sin dificultad.

La colocamos en un recipiente enharinado de forma que la masa quede cómoda para que pueda aumentar su volumen hasta duplicarlo, sin dificultad.
Se deja en un lugar cálido y lejos de corrientes de aire.
Se cubre el recipiente con papel film y con un paño para que genere calor y leve más rápido.
Puede llevar aproximadamente 30 a 45 minutos de acuerdo a la temperatura ambiente del lugar.

Una vez levada la masa se vuelca sobre la mesada ligeramente aceitada y se da unos movimientos a la masa para desgasificarla y que retorne su tamaño inicial.
Luego se divide en porciones.

Se toma una de las porciones y se estira un poco solamente con el palo de amasar.
Luego se arrolla la masa dándole forma de flauta o baguette y con un cuchillo afilado se le hace unos cortes sesgados. A medida que se van formando las baguette se van acomodando en una placa limpia, dejando un espacio entre una y otra.

Se cubren con un paño y se dejan sobre las hornallas de la cocina hasta que leven.
Mientras tanto, se prende el horno a temperatura alta para precalentarlo a 200º.
Una vez caliente, se coloca la placa en la rejilla superior de la cocina y se deja hasta que comience apenas a cambiar de color.

Se retira del horno y se pinta con huevo batido. Se coloca nuevamente en el horno y se terminan de cocinar bajando la temperatura a 180º. Deben quedar bien dorados.

Pan congelado. Se retiran y si quieren congelarlos se colocan en bolsas de freezer, se cierran bien para que se mantenga la humedad en la bolsa. Una vez tibias se guardan y se congelan.