Grisines integrales azucarados


Estos grisines caseros al cubrirlos con esa fina capa de azúcar le dan un ligero sabor dulzón que deleita a todo aquel que lo prueba.

Cantidad: 600 gramos

INGREDIENTES
2 tazas de harina integral bien fina (240 gramos)
3 tazas de harina 000 (tres ceros) (360gramos)
1 cucharadita de azúcar
2 cucharaditas de sal
20 gramos de levadura fresca o ¾ cucharada de levadura seca (7gramos)
1 taza de agua tibia (250cc.)
80gramos de manteca pomada (mantequilla)
Azúcar cantidad necesaria


PREPARACION
Poner en un tazón las harinas, el azúcar y la sal.
Mezclar todo.
Agregarle la mantequilla e ir desmenuzándola con las manos hasta integrarla a la harina.

Aparte, diluir la levadura en el resto de agua tibia e incorporársela mezclando con una cuchara de madera.
Una vez todo unido volcar sobre la mesada ligeramente enharinada.

Amasado. Amasar lo necesario para que esté todo unido y la masa quede uniforme y lisa. En este caso se trabaja la masa lo justo para que el gluten no se desarrolle demasiado y los grisines queden crocantes.
Por lo tanto apenas la masa quede lisa y elástica se forma un bollo y se coloca en un recipiente ligeramente enharinado y se cubre con papel film y un paño.

Levado. Se deja descansar 30 o 40 minutos en un lugar cálido, o hasta que la masa haya levado adoptando una forma de globo inflado.

Se deja en un lugar cálido para que el levado se realice más rápidamente.

Luego se vuelca la masa sobre la mesada sin tocarla y una vez allí se estira con el rodillo en forma rectangular hasta que tenga 1cm de espesor aprox.
Se cortan tiras de 10cm de largo x 2cm de ancho.

Se va arrollando sobre la mesada y una vez arrollado y que adopta la forma cilíndrica con la que se caracterizan los grisines, se gira el grisin por él azúcar .

Se acomodan en placas untadas con aceite o mantequilla y se dejan descansar cubriéndolos con un paño durante 15 minutos aproximadamente.
Cocinarlos en un horno precalentado, a 180º durante 15 minutos o hasta que estén dorados y tostados. Ir girándolos para que no se quemen dado que el azúcar facilita el quemado rápidamente si no se tiene esa precaución.
Pan congelado. Una vez fríos se guardan en cajas herméticas durante muchos días o tibios se pueden congelar en bolsas de freezer de alta densidad.