Pan casero integral con sabor ketchup


Empleamos para elaborar este pan diferentes harinas y semillas. Le dimos sabor con salsa Ketchup y comprobamos una vez más que el pan es noble y se adapta a nuestro gusto y a nuestras necesidades.
Dada la cantidad de ingredientes salen muchos panes pero se puede hacer menos cantidad achicando las cantidades proporcionalmente.

INGREDIENTES
1 taza de harina integral más 1 cucharada (140 gramos)
200 gramos de salvado de trigo
2 cucharadas de harina de avena
3 cucharadas de harina de lino
150 gramos de harina de maíz blanco
1 cucharadita de jengibre en polvo
1 cucharada de sal
1 y 1/2 litros de agua
220 gramos de semillas de girasol
300 gramos de semillas de lino
1 taza de salsa Ketchup (250cc)
10 tazas de harina de trigo 000 o la que consigas (1200 gramos)
180 gramos de levadura fresca o 6 cucharadas de levadura seca
1 y 3/4 taza de aceite Altoleico (o el de tu gusto)

PREPARACIÓN
Primero procedemos a remojar todas las harinas.
Ponemos en un recipiente grande la harina de trigo, el salvado, la harina de avena, la harina de lino, la harina de maíz blanco, el jengibre y la sal.


Mezclamos todo y remojamos con 1 litro más 200cc de agua caliente.
Mientras vertemos el agua vamos revolviendo todo.
Agregamos las semillas de girasol y de lino y dejamos descansar media hora aproximadamente.

Agregamos la levadura y mezclamos bien hasta integrarla.
Incorporamos la salsa Ketchup y el aceite.
Por último la harina y vamos uniendo todo hasta formar una masa.

Volcamos sobre la mesa de trabajo y con ayuda de un poco de harina trabajamos la masa hasta lograr unirla.
Es una masa que por los ingredientes que lleva no queda como las masas comunes, es una masa pesada y muy húmeda pero el resultado final es excelente.

Una vez que logramos formarla la colocamos en un recipiente grande para que pueda levar cómoda hasta duplicar su tamaño.

Tapar el recipiente con papel film o con un paño y dejarla en un lugar cálido que puede ser dentro del horno de la cocina.
El levado puede llevar 1 hora o más de acuerdo a la temperatura ambiente del lugar.

Una vez levada la masa volcarla sobre la mesa y moverla hasta desgasificarla y que retome su tamaño incial.
Dividir la masa en porciones.
La cantidad de masa dependerá del tamaño que hagamos los panes.
En este caso se tomó una porción pequeña de aproximadamente 80 gramos de masa, que se hizo rodar sobre la mesa formando tiras medianamente largas y se trenzaron.

Cualquier forma es válida.

Se acomodan en una placa sin enmantecar y una vez terminadas se cubren con un paño.
Se dejan levar mientras se precalienta el horno a 200º.
Se cocinan preferentemente en la parte alta del horno durante 15 minutos o hasta que la masa esté cocida y dorada.

Tips. Se recuerda que las masas de levadura se congelan durante 3 meses estando aún tibias.
Se guardan en bolsas de alta densidad apropiadas para freezer.