Panes caseros sin sal con harina integral albahaca y salvia


Otra oportunidad para que quienes comen sin sal no tengan que privarse del placer de un rico pan casero. Sí, se puede lograr un buen pan casero aún sin sal en nuestra propia casa.

Cantidad: 24 pancitos

INGREDIENTES
Espumado
1 y ¾ cucharada de levadura seca (17gramos)
½ taza de agua tibia
1 cucharada de azúcar
2 cucharadas de harina


Masa
1/2kg de harina integral fina (500gramos)
1/2kg de harina blanca (500gramos
100gramos de harina de maíz
2 huevos
8 hojas grandes de albahaca
4 hojas de salvia
1 taza de aceite (250cc.)
1 taza de leche
Agua cantidad necesaria

PREPARACION
Poner en el vaso de la licuadora la levadura seca, el agua tibia, el azúcar y la harina. Licuar hasta formar una crema y dejar el vaso tapado hasta que la levadura espume y eleve.

Masa. Poner en el vaso de la licuadora los huevos, la leche y las hojas de albahaca y salvia.
Licuar todo.

Poner en un recipiente grande la harina integral, la harina blanca y la harina de maíz. Remover mezclando bien, hacer un hoyo en el centro y volcar el licuado, el aceite, la leche y la levadura ya espumada. Ir tomando la masa uniendo la parte líquida con la harina utilizando la punta de los dedos.
Continuar trabajando hasta que la masa se desprenda de los bordes del recipiente.

Volcarla sobre la mesada y comenzar a amasarla ayudándose con un poco de harina hasta que la masa quede suave, lisa, elástica y ya no se pegue.
Dividir la masa en 24 partes iguales y bollar cada parte.
Colocarla en un molde de muffins o mantecados y dejarlos tapados y en un lugar cálido hasta que aumenten de tamaño.

Cocción de los panes. Llevarlos a cocinar a horno caliente precalentado a 195º durante 15 o 20 minutos o hasta que estén cocidos y dorados.
Se retiran y se dejan enfriar. Si se desean conservar congelados se guardan en bolsas de alta densidad para freezer hasta que estén tibios y luego se congelan.